Personal de la Sub Gerencia de Gestión Ambiental y Salud Pública de la municipalidad provincial de Puno, esta mañana inspeccionó y notificó a los propietarios de los locales que expenden alimentos (desayuno, almuerzo y cena) del jirón Andahuaylas del barrio Porteño.

La diligencia tuvo como finalidad salvaguardar el cuidado de la salud de los comensales puneños que acuden diariamente a ingerir sus alimentos. Días previos algunos usuarios denunciaron algunas anomalías en el servicio.

Tras la intervención, se pudo detectar que en la mayoría de establecimientos los trabajadores manipulan los alimentos con poca higiene, además que no cuentan con el carnet de sanidad. Asimismo, se evidencio que en la mayoría de restaurantes, los servicios básicos no fueron adecuadamente divididos por género (baño para damas y varones).

“Estamos notificando preventivamente a los dueños de los restaurantes, para que en un plazo de 10 días hábiles pueden levantar las observaciones realizadas”, manifestó, Wilfredo Pari Quispe, inspector sanitario del municipio puneño.

Finalmente recomendó a los empresarios de estos establecimientos a trabajar con mucha higiene, de acuerdo a los estándares mínimos de salubridad, también atenderlos de manera cálida. Dijo que estas acciones inspectivas continuarán hasta optimizar este tipo de servicios ante la proximidad de la festividad Virgen de la Candelaria.