Con la finalidad de fortalecer su política de fronteras vivas, el alcalde provincial de Puno, Iván Flores Quispe, participó en el inicio de la obra “Mejoramiento de pistas y veredas en la localidad de Juncal, capital del distrito de San Antonio de Esquilache, jurisdicción que colinda con el distrito de Ichuña en la región Moquegua.

Durante su presentación frente a los vecinos de Juncal, el último fin de semana el burgomaestre puneño reconoció la gestión del alcalde distrital Blas Acero Zapana, quien consiguió más de 2 millones de soles para el financiamiento de este proyecto ante el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS).

Dijo que su gestión invertirá más de 300 mil soles para mejorar los jirones Mariátegui, Llanqueri y calles aledañas, para que se mejore por completo esta parte urbana de este distrito fronterizo con Moquegua. “Por nuestra parte, estamos comprometidos con el desarrollo de los pueblos fronterizos de la provincia y trabajaremos todos los días para cumplir este objetivo”, anotó.

De igual manera, consideró importante que el gobernador regional de Puno, Juan Luque Mamani culmine la carretera desde Pichacani – Juncal hasta el límite fronterizo con Moquegua, proyecto que fue iniciado por la administración del expresidente regional Mauricio Rodríguez. Sostuvo que esta obra es de vital importancia para el desarrollo de San Antonio de Esquilache.

Finalmente se comprometió a continuar invirtiendo en las zonas de frontera de la provincia de Puno, ello con el propósito de no abandonar a las familias que por el momento se sienten abandonadas por sus autoridades. “Vamos a fortalecer este trabajo, tenemos que defender con todo nuestro territorio, y por eso los comprometo a defender nuestra bandera”, agregó el alcalde provincial de Puno, quien estuvo acompañado por el regidor Wilson Salamanca.